Tutorias

Mañana comienzan las tutorias de Derecho del segundo cuatrimestre en mi centro asociado. A próposito de esta cuestión me pregunta un compañero de trabajo si es interesante asistir semanalmente a las tutorias.

Antes que nada, decir que la asistencia a las tutorías es absolutamente voluntaria. Establecido este principio, asistir o no a ellas depende en gran medida de la formación previa del alumno, de la disposición del tutor y del enfoque de la asignatura que primen los profesores de la sede central, que al fin y al cabo son los que establecen los contenidos del programa y los que en definitiva van a corregir los exámenes. La casuistica del alumnado de la Uned es tan variada que no se puede generalizar sobre este tema.

La Uned tampoco parece que tenga clara la importancia de las tutorias puesto que a pesar de que en las guias del curso suele decir en casi todas las asignaturas que a la hora de calificar los exámenes se tendrán en cuenta los informes de los tutores, la realidad creo que es mucho más prosaica.

Debido al nomadismo que en los últimos años ha caracterizado mi vida, a estas alturas conozco ya tres centros asociados y curiosamente tres formas de entender las tutorias. En uno de ellos las horas de permanencia de los tutores se planifican como encuentros cara a cara del alumno con el tutor para que éste último le resuelva puntualmente las dudas que le puedan surgir y le oriente a la hora de realizar los trabajos de curso en el caso de que éstos fuesen obligatorios. Ni que decir tiene que después de presentarme a los tutores no volvieron a verme el pelo (entre otras cosas porque para ir a la biblioteca a por un libro o hacer una consulta al tutor tenía que hacer 150 km entre ida y vuelta) y no creo que se molestaran siquiera en hacer o enviar informes a Madrid porque durante la segunda semana de exámenes de la convocatoria de junio fui a consultar a un tutor sobre la conveniencia de prepararme una optativa en el verano me devolvió la ficha que le había entregado el primer día de curso impecable.

En el segundo centro asociado en el que estuve las tutorias se distribuian a lo largo de la semana en horario de tarde y algunos profesores daban una especie de clases magistrales y resolvian dudas (En éste si es posible que enviasen informes a la sede central pero he de decir que personalmente no lo noté.

En este que estoy ahora las tutorias se concentran a lo largo de la tarde del viernes y algunos profesores se organizan grupos de trabajo  y dan clases, otros se limitan a resolver dudas y un tercer grupo se suben al púlpito y teorizan sobre la importancia de sus respectivos bufetes, la política del gobierno o el injusto trato a los trabajadores autónomos.

En conclusión, salvo honrosas excepciones es mucho mejor aprovechar la tarde de los viernes en casita adelantando materia por mucho que se eche de menos el calor humano y el contacto con los compañeros de fatigas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s