Unos de abogados para relajarse un poco

Durante una audiencia en el juzgado se genera una agria disputa y el fiscal
le grita al abogado defensor:
– Usted es un ladrón
El defensor le contesta al fiscal:
– Y usted es un vendido.
Luego el juez dice:
– Ya que las partes se han identificado correctamente, sigamos con la
audiencia…

***

Un campesino pasa frente a una lápida que dice:
– “Aquí yace un abogado, un hombre honrado, un hombre integro”.
El campesino se persigna y dice asustado:
– ¡Virgen santísima, enterraron a tres hombres en la misma fosa!

***

Se encontraba Moisés leyendo a su pueblo los mandamientos:
– Noveno mandamiento: no desear la mujer del prójimo.
A lo cual se oye la protesta general del pueblo.
Moisés aclara:
– Eso dice la ley, esperemos a ver qué dice la jurisprudencia.

***

Método del gato para determinar la clase de abogado con que negocia:
1) Coloque un gato sobre el escritorio de su abogado.
2) Si el gato sale corriendo, ese abogado es muy perro.
3) En cambio, si el gato se lanza al abogado es porque es una rata.

***

Un abogado tomaba el sol en un parque, cuando se le acerca un médico y le
pregunta qué estaba haciendo:
– Aquí me ve Doctor, robándole unos rayitos al sol.
– Como siempre, trabajando a toda horas ¿no?

***

Se encuentran dos abogados y uno le dice al otro:
– “¿Vamos a tomar algo?”
– “Bueno… ¿de quién?”

***

La parroquia del pueblo estaba pasando por serios aprietos económicos y el
Párroco recordó que JAMAS había recibido ni una sola contribución de parte
del abogado más acaudalado del pueblo.
Entonces, el cura se llega hasta el despacho del abogado y le dijo:
– Doctor:  a pesar de que usted es la persona que gana más dinero en todo el
pueblo, no ha realizado ninguna donación a la parroquia. ¿No le gustaría
ayudarnos?
El abogado lo pensó un momento y respondió:
– Primero dígame… al realizar esa “investigación” tan puntillosa sobre mis
bienes… ¿descubrieron acaso que mi madre está
agonizando tras una larga y dolorosa enfermedad y que el tratamiento médico
a lo largo de estos años supera todo lo que ella puede pagar?
– Eh, no… -respondió abochornado el párroco.
– Segundo: ¿Descubrieron que mi hermano, un veterano de guerra, está ciego y
condenado a una silla de ruedas, totalmente incapaz de  mantener a su esposa
y seis hijos?
– Ohhh… no teníamos idea… – contesta el párroco, ya muy incómodo.
– Tercero: Descubrieron acaso que el esposo de mi hermana falleció en un
terrible accidente, dejándola con tres hijos y una tremenda hipoteca?
Totalmente abochornado el pobre curita empezaba a esbozar una disculpa pero
el abogado lo interrumpe:
– Y, si a ellos no les paso ni un centavo, por qué cree que se lo daría a
ustedes, AH?…

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s