Hijo de … Mario (Lex)

Ayer decidí darle una nueva oportunidad a la serie LEX (Leon, Estrada, Xifre) y me senté a ver el episodio tercero.

En general, me gustó un poco más que los anteriores. Conocer mejor la peripecia vital de los personajes facilita que la serie te enganche a pesar de que la interpretación sigue siendo bastante plana en la mayoría de los actores.

Insistiendo en los enredos amorosos de los protagonistas, Mario se entera de que Marta está esperando un hijo que puede ser suyo. Al mismo tiempo Dani sigue pensando si le dirá a Mario que está embarazada y si le puede dar otra oportunidad. En este apartado el guión funciona como un mecanismo de relojería y se vuelve a cerrar el capítulo manteniendo el suspense y dejando varias alternativas abiertas para el próximo episodio.

En el trabajo del despacho se resolvieron dos casos (uno civil y otro laboral) en contra de uno de los presupuestos de la serie (Mario se supone que es el mejor penalista de España y esa es la razón por la  que David ha decidido hacer la pasantía en ese despacho de abogados)

En la primera de  las tramas judiciales, el bufete de Lex atenderá el caso de la familia Gil. El señor Gil no quiere operar a su hijo Andrés, de 17 años, quien está en coma tras un accidente doméstico, por el enorme peligro de muerte que entraña la operación a la que tendrían que someterle. Sin embargo, la señora Gil se aferra a la posibilidad de que la intervención sea un éxito y su hijo pueda recuperarse y volver a ser el que era. El problema es que se necesita el consentimiento de ambos padres. Por eso, la señora Gil ha decidido recurrir a los tribunales asistida por Mario Estrada.

El caso se resuelve de una manera un tanto teatral. Mario hace que durante la declaración del padre entre en la sala un supuesto amigo intimo del hijo, lo que provoca la confesión final. Curiosamente ese supuesto amigo intimo del hijo no está citado para comparecer (ya que en ese caso no podría estar presente durante la declaración del padre) sin mencionar que se trata de un “farol” de Mario.

En el segundo caso, en el que trabajan Dani y Gonzalo, al señor Giner le han despedio del trabajo de la noche a la mañana a pesar de que los informes del departamento de Recursos Humanos siempre habían subrayado su eficiencia. Le han despedido simplemente porque estaba enamorado de su jefa y así lo ha reconocido ella misma ante el juez. En circunstancias normales, Gonzalo sólo podría pensar en la suculenta comisión que se llevará por este despido improcedente, sin embargo, este caso le va a afectar personalmente. Le resulta tremendamente familiar el hecho de que su cliente haya ocultado su amor por una compañera de trabajo durante años.

La resolución está aún más traida por los pelos que en caso anterior. Se habla de una suculenta indemnización, pero en la realidad no sería tal. Por el plantamiento del caso sabemos que la antiguedad del Sr. Giner es de algo más de cinco años. Con toda probabilidad la empresa habrá depositado en el Juzgado de lo Social correspondiente el importe de la indemnización “legal” toda vez que está resuelta a reconocer la improcedencia del despido, por lo que no se van a generar “salarios de tramitación”

Por supuesto que la empresa puede ofrecer al trabajador una indemnización superior a la legal (45 dias de sueldo por año trabajado) pero eso no suele ser lo habitual, sino todo lo contrario, se suele negociar con el trabajador una indemnización a la baja a cambio de no prolongar los trámites y que éste pueda comenzar a cobrar cuanto antes el susidio de desempleo. En casos tan claros como éste (con la empresa dispuesta a reconocer la improcedencia del despido) lo usual es que se resuelvan en el Acto de Conciliación (Administrativo) que es preceptivo ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la CCAA correspondiente (En Madrid el Insituto de Mediación Arbitraje y Conciliacion de la Consejeria de Empleo)

Volviendo a la indemnización, teniendo en cuenta que es un trabajador sujeto al Convenio Colectivo de oficinas y despachos y que puede ser Oficial de 1ª Administrativo o Titulado de Grado Medio, puede tener un sueldo de entre 1200 y 1500 euros. La indemnización máxima puede ser de unos 13 o 14 mil euros, desde luego muy poco dinero teniendo en cuenta ese “pedaso de amor” que te tiene a su jefa.

En general, me gustó mucho la trama personal y el enredo del bufete, pero en lo jurídico voy a tener que suspenderlos nuevamente.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Hijo de … Mario (Lex)

  1. pilar

    bonfante, yo tb comparto la opinión contigo que juridicamente la serie deja mucho que desear, no sé que asesores habrán tenido para la serie, creo que para pasar el rato está bien y nada más.

    saludos.

  2. Parece que ya ni para pasar el rato. Hoy Antena 3 esta poniendo La jungla de Cristal (X) no se si sera para competir con el futbol o porque ya se le ha acabaod el crédito a Lex

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s